Trofeo Guerrita

 
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Triatlón de Caravaca

E-mail Imprimir PDF

 

Para Antonio Salado, Almudena Torres y María García, porque la vida no nos trata a todos por igual, cada una de mis gotas de sudor, sangre y lágrimas son vuestras. Donde quiera que Dios os tenga alojados, descansad en Paz.

 

Día 24 de Agosto del año 2013, por fin la esperada fecha llegaba al calendario, que en este octavo mes ya empieza a hacerse cuesta arriba. Caravaca y el interior de la Región Murciana daban cabida a algo más de 170 participantes para disputar el triatlón de la Al-Mudayna, prueba ésta que consta en su primera edición de 1900 metros de natación, 90 km de sinuosa y escarpada bicicleta, y unos arbolados 21 kilómetros por la Ciudad Santa de Caravaca de la Cruz.

 

En nombre del Club Triatlón Guerrita, participábamos Raúl Teruel Hernández y un servidor, que desde primera hora comenzaban los aparatosos preparativos que este tipo de pruebas exige, bicicleta, auto asistencia, nutrición, transiciones, y un sinfín de etcéteras para culminar con éxito, siempre relativo, un triatlón de los denominados larga o media distancia.

Una vez en Caravaca, y muy concentrados desde el inicio, observamos una organización honorífica, la llegada a meta muy adornada, las transiciones muy bien ordenadas, con mucho espacio y unos voluntarios muy entregados; puesta de zapatillas en box y bicicletas a la furgoneta, los dorsales 87 y 92 están listos.

Empiezan a subir los grados, recuerdo, 24 de Agosto, Murcia…. Y rumbo a Calasparra, dirección al Pantano de Alfonso XIII, curioso además que a este Rey le llamaran El Africano, porque el pavor que allí había empieza a deshidratarnos por momentos, los 5 litros de agua caen pasmosamente entre mi compañero y yo. Otra vez muy buena organización, un 10, sin más dilaciones. Todo listo, gafas, gorro y al agua.

Iba a dar inicio una de las pruebas más duras de las realizadas este año, con el peso añadido del trágico accidente que nos arrebata a una de las promesas del triatlón femenino, María García Rubio, un minuto de silencio absoluto, mientras pienso que ya son muchos los minutos por este tipo de sucesos, lamentables, inadmisibles y montón de adjetivos que ahora no proceden. Pasa el duro minuto, y chicas al agua, nos quedan 3 minutos y salimos nosotros.

Comienza la natación, aguas en buen estado de temperatura, con cierta deriva a izquierdas y muy espaciada, 2 boyas en la lejanía, y a seguir las agujas del reloj, hasta completar los 1900 metros de natación. Tras dicho segmento, una empinada transición y a por la bicicleta, por delante 90 kilómetros hasta Caravaca de la Cruz, con un puerto de 12 km que se hizo bastante duro, sobre todo por esos casi 40 grados a las 15:00 horas, con mucha calma, siguiendo los consejos de mis entrenadores, amigos y sabios de la materia, lo importante es llegar vivo a la media maratón. Perfecta la organización y abastecimiento en los puntos de avituallamiento, si bien el primer punto se hizo por momentos inalcanzable.

Tras algo más de 3 horas de bicicleta los dorsales 87 y 92 llegan a Caravaca de la Cruz, transición, abandonamos bicicletas y a calzarnos las zapatillas. Turno de la carrera a pie, de nuevo muy bien organizada, todos los puntos bien informados y lo más importante, muy cercana al público, con 4 horas de prueba es indispensable recibir ánimos. Jamás pensé el cariño que le iba a coger a los chopos de la carretera, que con sus incontables metros de envergadura, cubrieron de sombra casi todo el sector, para mí, una de las mejores medias maratones que he hecho, y nuevamente una matrícula a la organización, perdonen mi insistencia, pero es que lo clavaron, con esos 2 puntos, estratégicos de avituallamiento y unas duchas, que aliviaban el dolor muscular, casi de modo milagroso y así hasta completar la prueba en su totalidad, recibiendo la medalla de gladiador y alucinando con la emotiva llegada a meta, Raúl y Jesús han terminado, como dos colosos, sin dolor, sin límites ni nada que nos detenga, Frankfurt vamos a por ti.

 

Para terminar y a título individual, agradecer a mis padres que desde el inicio de la prueba, como un reloj y como de costumbre, allí estaban prestando apoyo incondicional a los guerritas, no tengo palabras. A Ricardo Marín por su fabulosa planificación nutricional que sin duda estaba siendo mi caballo de Troya este año, y es que apegarse a un campeón del mundo tiene sus recompensas. A Víctor y Fran, el matrimonio training que tan bien estructurado tienen mi trabajo deportivo, lo vuestro no está pagado. A Nuria del Cerro, gracias por el trabajo a nivel técnico para la carrera a pie y por tus ánimos, esa marca de 1:42 en la media maratón lastran muchos de tus conocimientos. A Julián Bermúdez, la promesa guerrita por excelencia, verte tan sonriente mientras pedaleaba me llenó de energía. A ese oficial llamado Alberto que vuelta tras vuelta en el circuito a pie alentaba mis zancadas, muchas gracias máquina. A todos los integrantes del Club Triatlón Guerrita, aluciné cuando vi el móvil con vuestros ánimos, comentarios, bromas, de verdad os lo digo, es imposible que exista mejor club que éste. Y como colofón, Al Señor Raúl Teruel Hernández, mi gran amigo además de compañero de club, fatigas, fiestas,…. Imprescindible afrontar esta prueba con tu presencia. Fue, es y será siempre un lujo compartir cualquier prueba con un atleta de semejante nivel.

 

 

… Hasta el infinito y mas allá.

 

CLASIFICACIONES

Comparta este artículo

 

@TrofeoGuerrita