Trofeo Guerrita

 
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Cómo empezó todo …

E-mail Imprimir PDF

 

Saludos a todos. Esta crónica resumen del Ironman de Frankfurt 2014 os robará 15 minutos de vuestro tiempo, espero que os resulte productiva, pues tanto tiempo de esfuerzo y dedicación no podía resumirlo en menos.

Me remonto al año 2010, cuando un loco amigo llamado Raúl Teruel comienza a gestar la inalcanzable idea de hacer un triatlón, ¿Qué es eso? Me comenta que consiste en nadar, correr y montar en bicicleta una determinada distancia y que bueno, la natación es lo más complejo pero que lo demás resultaría fácil. Meses después estábamos debutando en la localidad Castellano Manchega de Alcazar de San Juan en un Tri que nos resultó muy motivador. Hablamos del año 2011, en el que empezaron a caer pruebas como el Tri Cross de Jumilla y otras hazañas.

 

Como no, en pleno Tri calentón, había que hacer el Tri de los Tri´s, debutando en Fuente Álamo 2012, con unas condiciones climatológicas muy duras, afianzando durante ese año el gusto por la práctica del triatlón en el que milité en las filas de Club Triatlón Murcia, destacando la realización del Media Distancia de Guadalajara, quedando el 247 de 263 Finisher. Después de esta prueba mi cabeza no es capaz de asimilar como se puede hacer el doble de distancia y no morir en el intento, estamos hablando del 1 de Septiembre de 2012, esta época me concedió el placer de conocer a míticos señores como Michel Serrano y José Mariano Espallardo.

 

Afortunadamente en 2013, tenemos la creación de Triatlón Guerrita Alcantarilla, año en el que unos cuantos soñadores (Daniel García, Diego Javier, Julio Jiménez, etc.) nos juntamos para hacer realidad un proyecto que a día de hoy me tiene fascinado. Empiezo a conocer a otros míticos de este deporte, Oscar Aroca, Mister Patata, Guillaume, David Sánchez, Víctor Moreno, Jesuón, Labiano, un sin fin de nombres que me contagian el espíritu de superación que da como colofón la idea de hacer inmediata la realización de la prueba de la mítica distancia. Con la incorporación a mi plan de entrenamiento de Mister Tiburón Víctor y Herbalife Man Ricardo Marín, empiezo a encontrar un puntillo que me hace dar al Start para Frankfurt 2014.

 

IM Frankfurt 2014

 

El 6 de Julio de 2014, es la cita escogida para dar rienda suelta al sueño de los sueños. Este proyecto que surge por los caminos del parque del manzanares junto a mi gran amigo Raúl Teruel tenía por fin fecha de consumación.

 

Partimos desde Valencia, el Viernes 4 de Julio, estacionamos el coche y los amables señores del servicio de parking nos trasladan hasta Manises, con la mitad de la afición liderada por Enrique José Huelves Lorenzo en compañía de mis queridísimos padres. El viaje “pesado” y con muchas turbulencias, hacía presagiar que iba a ser un triatlón pasado por agua y bajito de grados. Llegada a la localidad de Hahn donde recogemos coche de alquiler y hasta el hotel situado a 3 Km. del centro de la ciudad. Cena rápida y a dormir que mañana el día sería muy duro, sin poder conciliar mucho el sueño entre nervios y preocupación, pues la mitad de la afición estaba aún en vuelo y llegaría sobre las 2:30, hora en la que por fin me alío con los angelitos.

 

Sábado 5 de Julio, 9:00 horas, según la franja horaria correspondiente, quedo con Raúl Teruel en el rellano del hotel para ir a ver la “Zona Cero” y recoger las bicicletas y los dorsales, a pleno sol bajo el cielo de Frankfurt, donde a orillas del Hotel Excelsior y como un reloj Suizo, Don Fernando Sanegre nos tiene listas las “flacas” sin una mínima pega, no me cabe otra que darle infinitas gracias por su inmejorable trato desde el año en el que lo conocí allá por 2006. Una vez con el caballo bajo las piernas, nos vamos cabalgando hasta la recogida de dorsales, alucinando con la que tienen allí montada los colegas del Ironman, ahora sí tocaba hacer alguna comprilla que otra con el logotipo, ahora sí.

 

Con todo preparado, contactamos con la afición Española, listos para comer me meto 500 gramos de hamburguesa así poco hecha, que la proteína vaya directa, tras lo cual damos un Free Time a la afición partiendo en dirección al pantano con Raúl para dejar las bicicletas y las bolsas de las transiciones y analizar un poco el terreno de la natación que tan abrumados nos tenía. Horas después y con una organización legionaria, está todo listo, bolsas en los camiones y flacas tapaditas que no se resfríen para mañana, porque vaya tormentita la del sábado noche…

 

  • Sector a nado

 

Domingo 6 de Julio de 2014, 04:00 horas, Frankfurt (Alemania); suena el despertador, Sir Huelves y yo despertamos en la 419 del hotel Melia de Frankfurt, mi señora Madre sin pegar ojo en recepción junto a Raúl Teruel, rostros serios y muy concentrados los nuestros, y muy preocupados los de los demás, era pues hora de ir a Waldsee, nombre que acogió el lago donde tendrían lugar los 3800 metros de natación que darían inicio a las 7:00 horas. Afortunadamente mientras espero a mi inseparable binomio veo a mis padres, a Quique Huelves y a 2 murcianas preciosas llamadas Begoña Sanchez y Sonia Carrillo, que no querían perderse lo que para mí más emoción tendría; el sector a nado.

 

Comenzaba la prueba, salimos juntos Raúl y yo pero la avalancha de nadadores nos desplaza varios metros, muchos golpes al inicio, hasta conseguir hueco en dirección a la primera boya, y cuando pensaba que había encontrado hueco, aluvión de patadas en el primer giro, llevando un ritmo superior a lo normal en mi, 15:45 minutos el primer 1000 según el dispositivo GPS. Una vez pasados los 2100 primeros metros procuro hacer una salida del agua muy rápida para adelantar a pie al grupo que no conseguí hacerlo con brazadas, encontrando en el segundo sector de natación un hueco estupendo para terminar de menos a más hasta los 3,8, saliendo muy contento del agua, gracias a dios sin golpes de consideración.

 

Mi sorpresa llega, cuando acostumbrado a ver las transiciones medio vacías de bicicletas, observo como hay muchas más de lo que esperaba, hecho que me enchufa para iniciar la bicicleta muy, muy motivado.

 

  • Sector Bicicleta

 

Comienzo la bicicleta a una velocidad vertiginosa para mi (37 km/h), pues los primeros 17 km son prácticamente descendentes, y aunque estuviera prohibido, había más ciclistas que volumen de calzada por lo que era inevitable chupar rueda. Eran alrededor de las 8:20 de la mañana y empezaba a picar Don Lorenzo, es cuando pienso, 3 días lloviendo en Frankfurt y hoy 35 grados, ya lo verás…., pues efectivamente, tras un paso más ligero de lo esperado en la primera vuelta y un pedazo de passing que me hizo el Señor Ferez que me lijó las pegatinas, completo los 100 km y enfilo la segunda con más ganas, pero el calor y el viento ponen a cada uno en su sitio, viéndome obligado a bajar revoluciones pues las ppm empiezan a arrimarse al 150 y no quiero pasarme, además se empiezan a hinchar los pies, por lo que tengo que cortar los cordones elásticos de las botas, que lástima, lo bonitos que quedaban naranjas fluorescentes, jamás pensé que fuera tan difícil pedir una tijeras en Alemán, el chico de la ambulancia se pensaba que quería cortarme los pies o algo. Por suerte, consigo restablecer la presión de las botas y terminar la bicicleta 30 minutos antes de lo esperado, empiezo a pensar que me estaba flipando, sobre todo cuando llego a la línea de bajada y alguien me arrebata la bicicleta, le dije ¿Qué haces? Me responde en castellano, por suerte, coge el Garmin y tu vete a correr que ya te dejo la bici en su sitio, - Qué profesional me sentí por unos minutos por Dios –

 

  • Sector a pie

 

Una vez en la T2, muy acelerado por los nervios, busco mi bolsa, el truco de las pegatinas me sirvió de gran ayuda para localizarla aún más rápido, preocupado y avergonzado porque tenía que desnudarme para cambiar de ciclista a maratoniano, pero cuando entro en la carpa y veo a todo dios en “pelotas” me tranquiliza, y qué leches, a cambiarse rápido. Consigo hacer una transición considerablemente rápida pese a tener que cambiarme y demás, empezando la maratón muy preocupado por el calor, pero aparentemente sin cansancio acumulado, un espejismo que ni yo mismo era consciente en ese momento, pero no se olviden, soy un globero novato.

 

Primeros metros de carrera a pie, y mi amada afición, camisetas personalizadas puestas, banderas de España, agua, gritos, de todo, me empujan a ir más rápido de la cuenta, cuando por el otro margen del río observo al líder de la carrera andando, y escasos minutos después me alcanza el que para mí me salvó del desastre, Don Oscar Aroca, ¿Recuerdan? Ese bicho que me guió en modo Garmin por la media maratón de Murcia hará unos meses, este gran atleta me comenta que ha reventado y que no puede ir a más rápido, observando a corredores con 2 y 3 pulseras (vueltas) caer al suelo desplomados, justo entonces decido asegurar, de haber seguido así lo que habría asegurado hubiese sido el desastre de no terminar algo que estaba saliendo muy bien, así que dejo seguir a Oscar y hago una parada Total con ingesta de alimentos y visita a Roca incluida de más o menos 8 minutos.

 

Por suerte Don Raúl Teruel Hernández me da alcance allá por el Km 17, menos mal, el cansancio psicológico empieza a hacer mella, necesito hablar con alguien, compartir dolores con alguien, y es que ya me cuesta mucho arrancar después de cada parón para avituallar, pero tampoco puedo seguir sin beber ni comer, una mezcla de contigo ni sin ti muy muy dura la verdad. Junto a mi compañero con el que todo empezó, realizo los 25 últimos kilómetros de los 226 en total, qué gran acierto y que gran satisfacción, la simbiosis de ánimo que nos fuimos dando hasta por fin conseguir traspasar el arco de meta, previo abrazo analgésico y sí 11 horas con sus 21 minutos, y no sé cuantos segundos, de nuevo arropados por los nuestros, lágrimas a punto de salir, una emoción indescriptible que termina con un ¿ahora qué?

 

 

Agradecimientos

 

Quizá sea ésta la parte más dura de todo el Ironman. No fallar no dejarse a nadie, ni nada que mencionar, pero claro, acabo de meter 3 folios de crónica, pero tampoco puedo obviar lo tremendamente arropado que me he sentido por todos vosotros.

 

Quisiera empezar por el colectivo Guerrita, que durante el domingo de la prueba, streaming en mano, pendientes, gastando baterías, desatendiendo otros quehaceres, estuvisteis comentando la jugado de los 6 del patíbulo, Oscar, Jesús, Ferez, Labiano, Raúl y un servidor. Un magno abrazo a todos vosotros, en especial a Eusebio, esta reto va dedicado a ti, amigo.

 

También aquellos que de manera particular, os acordasteis de mi vía Line, Whatsup, SMs, o llamadas telefónicas, no sabéis que grato resultó leer esas palabras de ánimo.

 

A los que habéis ajustado agendas, horarios, para deambular junto a mi, en bici, a pie, a nado, por el río, por la huerta por la Azohia, a todos que amenizasteis mi entreno, un eterno gracias.

 

Seguidamente a mi entrenador Víctor Carrillo, con su impecable trabajo y su inmejorable atención en el antes, el durante y el después, sin duda, sin ninguna duda el mejor acierto que como deportista he tenido.

 

A la afición Alcantarillera, hipotecando un viaje anual para desplazarse hasta Frankfurt y ver a los guerritas en acción, gracias mil gracias a Doña Francisca Carrillo y su séquito compuesto por Toñi, Sonia y María Begoña Sánchez que vaya currada lleva la chica con el movimiento Ironman, vuestro gesto quedará grabado de por vida en mi.

 

A mis hermanos, Pedro y David, por el orgullo mostrado durante la preparación de este proyecto, por pasarme por alto tanta desatención familiar para poder entrenar. Un millón de gracias.

 

Al líder de la manada, al camarada entre camaradas, Sir Huelves Lorenzo, claramente la definición de amigo que hay en el diccionario, ya no solo por lo sobresaliente que ha estado particularmente conmigo, además por su dedicación a los “Murcianicos por Frankfurt” y su entrega vital con los 6 guerritas durante el maratón, nenico lo has clavado, ve eligiendo ciudad y calentando que en 2016 debutas y sabes que Barcelona me encanta.

 

Y Para terminar, agradecer a mis progenitores, simplemente TODO, sin ellos nada de nada de todo lo anteriormente escrito habría sido posible. Me pagaron la inscripción, me llevaron a Frankfurt, me han soportado los difíciles meses de agobio mental de tanto entreno y durante tanto tiempo, y que mi señor padre no se mosqueé ni ningún otro padre, pero es que madre no hay más que una, la pobre mujer 24 horas sin dormir ni comer absolutamente nada, estómago cerrado y párpados abiertos, hasta las 18:21 de la tarde del día 6 de Julio de 2014, no creo que exista persona en el mundo digna de merecer las atenciones que como madre proporcionas a toda tu familia, un besazo muy muy grande a mi IronWoman.

 

Os quiero mucho a todos. Jesús de San Pedro Gambín

Comparta este artículo

 

@TrofeoGuerrita